Nuestro entorno

En Kellogg nos esforzamos para ofrecer alimentos que las personas adoren. Hoy en día, eso significa más que el simple hecho de conseguir un buen sabor. Somos conscientes de que las personas quieren saber más sobre de dónde viene su comida, quién la cultiva y quién la elabora. Además, quieren que haya comida suficiente para todos. Como compañía de alimentación, utilizamos como materia prima diferentes tipos de cereal para elaborar nuestros alimentos. También necesitamos agua y energía para producirlos. Por el interés de las familias, del planeta y por el nuestro propio, usamos todos estos recursos de la manera más óptima para contribuir con la conservación del medio ambiente.

bkg_article_frame

Nuestros compromisos globales de sostenibilidad

Se engloban en dos áreas:

  • abastecimiento responsable

  • conservación de los recursos naturales

Algunos ejemplos de nuestros compromisos concretos sobre abastecimiento responsable son:

  • Implementar el abastecimiento responsable de los 10 ingredientes prioritarios (incluyendo el arroz) y materiales para
    2020.

  • Apoyar a 500.000 agricultores, enfocándonos en Climate Smart Agriculture, para mejorar sus medios de vida.

  • Identificar pequeños agricultores y mujeres en la cadena de valor y crear programas que mejoren sus prácticas
    agronómicas y habilidades de negocio.

En cuanto a la conservación de los recursos naturales nos comprometemos entre otros a:

  • Ampliar en un 50% el uso de la energía baja en carbono para el año 2020 y reducir el consumo de energía y las
    emisiones de gases de efecto invernadero en nuestras fábricas en un 15% adicional (por tonelada métrica de alimento
    elaborado). También trabajaremos con nuestros proveedores en este sentido.

  • Incrementaremos el uso de envases eficientes en cuanto a recursos.

  • También estamos implementando proyectos de reutilización de agua en un 25% de las fábricas para 2020 y ya hemos
    incrementado hasta un 30% el número de nuestras fábricas que envían cero residuos a vertedero.

Nos tomamos en serio nuestro compromiso estableciendo pautas para nuestras actividades de abastecimiento (las cuales engloban también nuestros ingredientes naturales) y marcándonos objetivos medibles para reducir las emisiones, los residuos que se generan y el uso de agua y energía. De este modo logramos avances cada día.

bkg_article_frame

Programa Origins™ de Kellogg

A Kellogg le preocupa la manera en que se cultivan los ingredientes que empleamos. Muchos de los cereales de Kellogg bajo marcas como Special K, Rice Krispies y Choco Krispies, contienen arroz proveniente de los alrededores del Parque Natural del Delta del Ebro, parajes naturales incomparables.

Por todo esto Kellogg ha creado en España el programa Origins™ con el objetivo de mejorar la sostenibilidad del cultivo del arroz en base a tres pilares: económico, social y medioambiental. Ha nacido en colaboración con el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) y el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) y actualmente participan en él más de 50 agricultores.

Origins™ mejora la vida de éstos a través de la provisión de recursos y formación; protege, aún más, los hábitats donde crecen nuestros cereales; y además, a través de la comunicación a consumidores y clientes, podemos concienciar sobre el valor del abastecimiento de ingredientes de alta calidad y el respeto al medioambiente.

Los campos de arroz del Delta del Ebro participantes han tenido año tras año, desde su inicio en 2013, incrementos del rendimiento medio con respecto al rendimiento medio de la zona.

bkg_article_frame

Rompiendo moldes

La primera caja W.K. Kellogg entró en el mercado hace más de 100 años y estaba fabricada completamente con material reciclado. Hoy en día, la mayor parte de nuestras cajas de cereales están hechas de cartón 100% reciclado para así causar el mínimo impacto medioambiental.

En Kellogg prestamos especial atención al consumo del agua y somos conscientes de que es necesario no malgastarla. Por ello sabemos que con cada gota ahorrada estamos logrando un impacto positivo en el medio ambiente.

bkg_article_frame


Kellogg realiza grandes esfuerzos para reducir el uso de la energía y las emisiones de gases con efecto invernadero en todo el mundo. En Kellogg nos comprometemos a reducir cada año nuestra huella de carbono, ya sea minimizando el consumo energético en nuestras instalaciones o encontrando nuevas formas sostenibles de transportar nuestros ingredientes.

Hemos ido alcanzando cada uno de los objetivos que nos hemos marcado, pero no estaremos satisfechos hasta lograr que Kellogg envíe la cantidad mínima de residuos a los vertederos.

Descubre más información en nuestro Informe global de responsabilidad corporativaext-link