NIÑOS QUE VAN AL COLEGIO SIN DESAYUNAR LO SUFICIENTE:

Una realidad diaria con la que se encuentra el 40% de los profesores españoles

- Los alumnos pierden una media de 1h y 8 minutos diarios de su tiempo de aprendizaje por no haber desayunado bien. Menor rendimiento escolar y peores resultados académicos son las consecuencias directas de un desayuno incompleto.

- La situación financiera de las familias y la falta de hábito son las dos razones principales por  las que los niños no desayunan. Más de la mitad de los profesores españoles (57%) han recomendado bancos de alimentos y comedores sociales a familias necesitadas.

Desayunar bien es comenzar bien, afirmación con lo que está de acuerdo el 90% de los profesores encuestados. Sin embargo, el 96% de los profesores españoles asegura ver cada semana al menos un niño que no ha desayunado nada, y casi la mitad (40%) se encuentran a diario con niños que no desayunan lo suficiente para rendir a un nivel óptimo en clase.

El estudio Kellogg’s: Desayuno y aprendizaje en niños de 6 a 12 años, realizado en julio de 2014 por la empresa de investigación de mercados Opinion Matters, recoge las opiniones de 2.500 profesores europeos de primaria y secundaria de Irlanda, Bélgica, Alemania, Italia y España  (500 profesores en todo el territorio español).

Para más de un tercio (38%) de los profesores encuestados, el número de niños que acude a las aulas con hambre en nuestro país se ha incrementado con respecto al año anterior, siendo para el 80% de los encuestados, la situación financiera de las familias, la principal causa. La otra razón fundamental por la que los niños no desayunan es la falta de hábito.

Según Ana Fraile, profesora y directora del colegio Pío XII de Madrid, “en los últimos años hemos notado un aumento de los niños que vienen sin desayunar al colegio. Esto no sólo les provoca problemas físicos, sino también falta de concentración, apatía y, como consecuencia, disminuye considerablemente su rendimiento escolar”.

¿Cuáles son las consecuencias directas de un desayuno incompleto?

Un desayuno incompleto tiene consecuencias directas en las aulas y, según los datos recogidos, los profesores reconocen que los niños que acuden al colegio sin desayunar pierden una media de 1h y 8 minutos al día de su tiempo de aprendizaje, lo que equivaldría a 8 semanas lectivas.

Y es que para el 68% de los profesores encuestados estos alumnos tienen, sobre todo, dificultad para concentrarse, el 48% acusa una menor participación en clase, el 47% una menor predisposición a aprender y el 38% atribuye peores resultados en los exámenes y alumnos más apáticos.

Además, un 52% de los profesores españoles afirma que un niño con hambre molesta a otros niños de la clase.

A nivel psicológico, los efectos de un desayuno  inadecuado o nulo se manifiestan en dos ámbitos, según Francisco Rodríguez Santos, profesor  universitario de Psicología: la cognición y el comportamiento.

“En cuanto  a la cognición, los niños que no desayunan tienen  más dificultades de memoria, cometen más errores y en general resuelven los problemas de forma más lenta. En lo que se refiere al comportamiento, se muestran más inquietos y tienen más problemas para afrontar situaciones de estrés, lo que puede dar lugar a conflictos en el contexto escolar”.

¿Qué papel juegan los bancos de alimentos y otras ayudas sociales en la alimentación de los niños?

El 57% de los profesores encuestados reconoce haber dado referencias de bancos de alimentos y comedores sociales a familias necesitadas, dato que se eleva al 73% en los maestros andaluces. Además, un 28% afirma que lleva comida al colegio para dársela a niños que no desayunan habitualmente.

Un 38% de los maestros afirma que cada vez son más las familias que acuden a estos centros, de hecho, la mitad declara que varias familias de sus alumnos pasarían hambre si estas ayudas no existieran.

¿Qué debe incluir un desayuno completo para un niño?

Según el Dr. José Manuel Moreno Villares, Pediatra-Nutricionista, “un desayuno completo para un niño debe incluir lácteos, cereales y fruta. Se trata de una de las comidas de mayor valor nutricional, ya que con una cantidad relativamente pequeña de alimentos proporciona un aporte importante de nutrientes, como por ejemplo calcio, fósforo, proteínas y algunas vitaminas y minerales”.

“Un buen desayuno  ayuda a empezar bien el día, para ello, es bueno contar con la colaboración de los padres y crear el hábito de  sentarse a la mesa con tiempo suficiente, al menos 15 minutos”.

Kellogg´s: A Kellogg Company (NYSE: K), le impulsa enriquecer y deleitar al mundo a través de alimentos y marcas que importan. Con unas ventas globales en 2013 de 14.800 millones dólares y más de 1.600 alimentos, Kellogg es la compañía líder mundial en producción de cereales de desayuno, la segunda en producción de galletas y snacks, y una de las principales productoras de alimentos congelados en Norteamérica. Sus marcas Special K®, Pringles®, All Bran®, Corn Flakes de Kellogg’s®, Choco Krispies®, Rice Krispies®, Kellogg’s Chocos®, Miel Pops®, Frosties®, Smacks® y Nutri-Grain®, entre otras, nutren a las familias para que puedan crecer y prosperar. A través de nuestra iniciativa global Breakfasts For Better Days®, se van a donar 1.000 millones de raciones de cereales y snacks - más de la mitad son desayunos - a niños y familias necesitadas en todo el mundo antes del fin de 2016.

Para saber más sobre Kellogg visita las web corporativas www.kelloggcompany.com,  http://www.kellogg.es o síguenos en Twitter @KelloggCompany.

Para más información:

Patricia Domínguez / Marta Almela

Ana Aldave

Lina Ortas Comunicación

Kelloggs España

pdominguez@linaortas.com / marta@linaortas.com

Ana.Aldave@kellogg.com

91 735 12 11

91 207 07 48

< VOLVER