• share
  • share
  • share

El desayuno

En Kellogg creemos que un gran desayuno lleva a un gran día. Por ello, nos apasiona ayudar a que todas las personas empiecen cada mañana de la mejor manera.

Para mejorar nuestro propósito, quisimos saber qué es importante para ti y qué papel juega el desayuno en tu vida y en la de tu familia. Por este motivo realizamos una pequeña encuesta en la que participaron más de 2.000 personas donde contestaban preguntas relacionadas con el desayuno y la rutina que seguían a la hora de desayunar.

Había preguntas sencillas, como, "¿Con qué frecuencia desayunas?" y “¿Qué tipo de desayuno prefieres?” y preguntas más complejas “¿Cuáles son las consecuencias de saltarse el desayuno?”

Con cada respuesta, nos hicimos una mayor idea de los hábitos de las familia por la mañana y descubrimos por qué comes lo que comes en el desayuno. También comprendimos las barreras que quizás evitan que las familias disfruten del desayuno y las formas en las que los hábitos del desayuno han cambiado con el paso de los años.

Ante todo, descubrimos que mientras la inmensa mayoría de las personas piensan que el desayuno es importante, las razones para desayunar varían entre regiones geográficas.

En términos generales, el 26 por ciento de los encuestados deseaban un desayuno sin prisas. Pero ese número fue considerablemente más alto dependiendo del lugar.

De media, el 10 por ciento de los encuestados se pasaron a un desayuno continental porque ofrece comodidad y permite comer de forma rápida. Sin embargo, solo el 2 por ciento citó la comodidad como su motivo para cambiar.

Más aún, el deseo de variedad fue un factor clave para muchas personas.

¿Y qué significa todo esto?

Estas preguntas nos ayudan a comprender mejor tus necesidades y las de tu familia. Y al hacerlas tratamos de continuar proporcionando una variedad de productos nutritivos y deliciosos para que todas las personas se den cuenta del poder del desayuno y disfrutar del potencial de cada día.