Fibra y digestión

Desde el momento en que los comemos, las fibras comienzan un viaje épico hacia el sistema digestivo.
Boca

Boca

El proceso de la digestión de la fibra comienza en la boca. Las enzimas especiales de la saliva empiezan a descomponer los hidratos de carbono que contienen la fibra. Después, la comida pasa por el esófago, que es el tubo entre la boca y el estómago.

Estómago

Estómago

Una vez que llega al estómago, la fibra se mezcla con comida parcialmente digerida para crear una pasta espesa que puede pasar más fácilmente por el resto del tracto gastrointestinal.

Intestino delgado

Intestino delgado

La fibra continúa el viaje a través del intestino delgado sin digerir.

Intestino grueso

Intestino grueso

Del intestino delgado, la fibra pasa al intestino grueso, también conocido como colon. Aquí es donde la fibra se pone a trabajar de verdad. La fibra menos fermentable aumenta el volumen para facilitar la evacuación de los desechos a través del tracto digestivo. La fibra más fermentable actúa como fuente de alimento para las bacterias del intestino. La fibra prebiótica se dirige específicamente a las bacterias importantes en la fase casi final de la aventura de la fibra.

Recto

Recto

La fibra garantiza que los desechos lleguen al recto. La fibra no digerida y el resto de desechos se evacuan al ir al baño. ¡Menuda aventura!